Tuesday, 18 November 2014

Fotografía El invernadero del Jardín Botánico.Photo The greenhouse, Royal Botanical Garden.


 Un paseo por el Jardín Botánico de Madrid debe incluir el invernado. La humedad hace brillar el verde de las hojas y también propicia que éstas alcancen un tamaño grande en relación con el espacio.


Dos siglos de historia
El 17 de octubre de 1755, Fernando VI ordenó la creación del Real Jardín Botánico de Madrid, que se instaló en la Huerta de Migas Calientes, en las inmediaciones de lo que hoy se denomina Puerta de Hierro, a orillas del río Manzanares. Contaba con más de 2000 plantas, recogidas por José Quer, botánico y cirujano, en sus numerosos viajes por la Península u obtenidas por intercambio con otros botánicos europeos.

A partir de 1774, Carlos III dio instrucciones para su traslado al actual emplazamiento del paseo del Prado, donde se inaugura en 1781. Sabatini -arquitecto del Rey- y Juan de Villanueva al que debemos el Museo del Prado, el Observatorio Astronómico y otras obras- se hicieron cargo del proyecto.
En esos años se construyeron las tres terrazas escalonadas, se ordenaron las plantas según el método de Linneo -uno de los botánicos más importantes de la Historia- y se construyeron también la verja que rodea el Jardín, los emparrados y el invernáculo llamado Pabellón Villanueva -en el que se encuentra la cátedra donde impartió sus clases Antonio José Cavanilles.




















En cualquier época del año, el Jardín ofrece al visitante la oportunidad de conocer y disfrutar de una variada colección de plantas exóticas procedentes de zonas climáticas muy diversas. Todas estas plantas viven en los invernaderos del Real Jardín Botánico.

El invernadero Santiago Catroviejo Bolibar está distribuido en 3 secciones desética, subtropical y tropical, que reproducen las condiciones ideales de luz, humedad y temperatura para su desarrollo. Este invernadero emplea energías totalmente limpias y está controlado mediante un sistema informático.

La estufa de Graells o de Las Palmas es un antiguo invernadero construido en el siglo XIX para exhibir plantas que no resistían las condiciones climáticas del exterior. Actualmente, reúne plantas tropicales, acuáticas, helechos, musgos, que necesitan un grado de humedad constante y el calor del sol.


R201411
Recuerde que haciendo click en la foto se ve a mayor tamaño

No comments:

Post a Comment